Todo tiene una vida útil. Sí, incluso los inmuebles. Si bien no son objetos “vivos”, tienen un tiempo estimado en el que cumplirán con sus funciones. Ya sea que estés pensando en adquirir o vender un inmueble, conocer cuál es su vida útil te ayudará a determinar si te conviene hacer una inversión a mediano o largo plazo. Pero, antes de continuar, repasemos lo que son los inmuebles y la vida útil.

 

Inmueble

Este término se refiere a algo que está unido al terreno de forma inseparable, físicamente o de manera jurídica. Las casas, los edificios y los terrenos son inmuebles y no pueden moverse de su lugar (al menos no sin causarle daños).

 

Vida útil

Es la duración estimada de un objeto, el tiempo en el que cumplirá correctamente con las funciones para las que fue creado. En pocas palabras, es la “fecha de caducidad”. 

 

¿Para qué determinar la vida útil de un inmueble?

 

Si quieres vender, comprar o conservar un inmueble, saber determinar su vida útil es importante para tomar la mejor decisión. Cuando piensas en mudarte, por ejemplo, buscas algo que se adapte a ti y esté cerca de tu trabajo, familia o amigos. No obstante, también debes ver hacia el futuro. 

 

Una inversión en un inmueble es uno de los gastos más grandes que las personas hacen a lo largo de su vida. Es por eso que determinar la vida útil es crucial. No solo te ayudará a saber si te conviene o no comprar, sino también vender o rentar. Es de esa manera que se asigna un valor de venta.

 

¿Cómo se determina la caducidad de un inmueble?

De acuerdo con la National Association of House Builders (NAHB por sus siglas en inglés), este valor se determina teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

 

  • El estado en el que se encuentra el inmueble
  • Tipo de materiales empleados
  • Cimentación
  • Albañilería
  • Tipo de construcción y su material
  • Otros aspectos específicos, como la zona en la que se encuentra o los servicios con los que cuenta

 

Estos elementos sirven como una guía cuando necesitas hacer una valoración rápida. Si un inmueble es nuevo, por ejemplo, no tendrás que pensar en hacer reparaciones (al menos no en un futuro cercano). Si se han hecho reparaciones o remodelaciones importantes, eso impacta en el valor de venta. El mantenimiento periódico alarga la vida útil de tu propiedad, independientemente de si decides quedarte ahí varios años o eliges venderla, además de que te da la seguridad de que tu patrimonio se encuentra en óptimas condiciones.

 

Te recomendamos que para evaluar y determinar correctamente la vida útil de un inmueble lo hagas de la mano de un experto en avalúos inmobiliarios. De esa manera tendrás datos más exactos y la seguridad de que los resultados serán veraces.