Hoy en día es muy importante buscar alternativas ecológicas para cada uno de los aspectos de nuestra vida, y el cuidado de nuestro hogar también nos ofrece alternativas más amigables con el medio ambiente y que al mismo tiempo pueden representar un ahorro para nuestra cartera.

Tal es el caso de la ‘Aluja’, la cual es un impermeabilizante ecológico y que además puedes hacerlo tú mismo desde la comodidad de tu hogar, al tiempo que proteges tus techos de la humedad. Por ese motivo, aquí te decimos cómo puedes prepararlo de forma fácil, rápida y económica.

¿Qué es la Aluja?

La Aluja es un método de impermeabilización surgido desde el siglo XVII de forma “accidental” en Italia, pues según indican algunos medios especializados en el cuidado del hogar, en esa época las personas lavaban la ropa en las azoteas de los hogares con jabón y alumbre.

Años después, tras investigaciones arquitectónicas en los barrios antiguos y pobres de Italia, los científicos se percataron de que, a pesar de que estos hogares no contaban con tejas, o maderas que los protegieran de goteras y humedad, sus techos estaban bien conservados, por lo que se descubrió que la mezcla de agua y jabón con el alumbre era la responsable de sellar las grietas, surgiendo así la Aluja como método de impermeabilización.

¿Cómo se prepara en casa?

Preparar Aluja es muy sencillo y solamente necesitarás mucha agua, jabón blanco, piedra de alumbre y un barril para almacenar la mezcla.

Para una superifcie de 150 metros cuadrados necesitarás aproximadamente 100 litross de agua, cuatro kilos de jabón y 20 kilos de piedra de azufre. Todos los ingredientes deben ser mezclados a la perfección y hasta que se disuelvan e integren perfectamente, aunque lo mejor es dejar reposar la mezcla durante 24 horas.

Una vez que la preparación tenga una consistencia viscosa y se encuentre completamente integrada, ya estará lista para su uso, y para aplicarla solo necesitarás una escoba y utilizar unos guantes, pues tienes que aplicar la mezcla sobre todo el techo previamente limpiado y secado y esparcirla uniformemente.

Una vez que se encuentre casi seca la primera capa, puedes dar una segunda pasada y así garantizar que el producto selle mejor y el efecto impermeabilizante dure por más tiempo. Después, tendrán que pasar aproximadamente dos años para que sea necesario repetir el proceso.

Lo mejor de todo, además de su fácil elaboración y aplicación, es que todos los productos utilizados son biodegradables y la fabricación del jabón y el alumbre no dejan una huella contaminante tan fuerte como otros productos químicos utilizados para impermeabilizar.